La importancia de un plan de fomento de la lectura radica en que parte de las necesidades precisas del alumnado para insertar en la actividad educativa diaria una serie de actividades que estimulen su interés por la lectura y se convierta esta actividad en un hábito placentero.