3ª SESIÓN

1.-Saludo:

Canción de “Buenos días”.

 

2.-Centración en la actividad:

Frotación de las manos: palma con palma.

 

3.-Respiración:

- Juego “¡Que frío!”: soplando fuerte y rápido sobre las manos y posteriormente, cuando las manitas ya estén calientes, soplar suave y lentamente sobre ellas.

(Inspiración nasal lenta, espiración bucal lenta, espiración bucal rápida).

-     Juego de hacer “La cunita al aire”.

 

4.-Praxias/Articulación:

- “Jugamos a los caballos”, imaginando que vamos montados a caballo, lo llevaremos a pasear por el campo para ver a sus amigos. Nos encontraremos con todo tipo de variaciones en cuanto a su velocidad en su paseo (realizar con la boca y la lengua los sonidos que correspondan a los cascos del caballo).

- Movimientos de boca, de lengua y de labios dirigidos por nosotras, pero inducidos por los propios movimientos de dichos órganos que realicen los/las niños/as. Podemos utilizar el vídeo de El Gusanito.

 

5.-Fonación:

- Fonación de los fonemas /a/ y /o/.

- Seguiremos la secuencia: fonación /a/ y articulación de la a sin voz, fonación /o/ y articulación de la o sin voz y fonaciónde los fonemas /a/ y /o/ de forma consecutiva: /aaaaoooaaaa/.

-Cuento“El Hada del Campo”: La maestra leerá a los niños el siguiente cuento:

EL HADA DEL CAMPO

Hace mucho tiempo, en un lugar muy lejano, había unos animales que vivían en una granja preciosa.

Vivía allí un caballo blanco.

También vivía un caballo negro, quien, cuando se encontraba con el caballo blanco, le decía:

         -   ¡Hola, caballo blanco!

Y el caballo blanco respondía:

         -   ¡Hola, caballo negro!

También había un cerdito, quien al encontrarse con sus amigos les decía:

-      ¡Hola, caballo blanco!

-      ¡Hola cerdito!, respondía el caballo blanco.

-      ¡Hola, caballo negro!

-      ¡Hola cerdito!, respondía el caballo negro.

En esta granja tan preciosa vivía también una ovejita que siempre saludaba a sus amigos:

-      ¡Hola, caballo blanco!

-      ¡Hola ovejita!, respondía el caballo blanco.

-      ¡Hola, caballo negro!

-      ¡Hola ovejita!, respondía el caballo negro.

-      ¡Hola, cerdito!,

-      ¡Hola ovejita!, respondía el cerdito.

Algunas veces se acercaba por allí una vaca muy grande, muy grande, que saludaba a sus amigos con voz muy fuerte:

-   ¡Hola, caballo blanco!

-      ¡Hola vaca! respondía el caballo blanco.

-      ¡Hola, caballo negro!

-      ¡Hola vaca!, respondía caballo negro.

-      ¡Hola, ovejita!

-      ¡Hola vaca!, respondía la ovejita.

-      ¡Hola, cerdito!

-      ¡Hola vaca!, respondía el cerdito.

Siempre se saludaban muy afectuosamente y luego jugaban y jugaban.

Se lo pasaban estupendamente.              

Pero un día vino el Hada del Campo y, sacando su varita mágica, empezó a echar polvos mágicos encima de los animales:

-      Fu, fu, fu.

Y los animales se quedaron dormidos.

Los hijos del granjero, al ver lo que había pasado, se pusieron a llorar:

-      Gua, gua, gua.

-      ¡Los animales se han dormido!

-      ¡Los animales se han dormido!

-      ¿Qué vamos a hacer?  Gua, gua, gua.

 En esto,  una niña que era muy lista, muy lista, dijo:

-      Vamos a ver lo que hace el Hada del Campo.

Los niños fueron a ver lo que hacía el Hada del Campo y vieron que estaba echando polvitos mágicos sobre los animales y diciendo a la vez:

-      Estos animales se quedaran dormidos, hasta que algún  niño los despierte llamándoles por su nombre.

Entonces los niños empezaron a llamar, uno a uno, a todos los animales (los niños ayudan a la seño a llamar a los animales):

-      ¡Vaca!, ¡vaca!, ¡vaca!

Entonces la vaca se despertó. Y los niños decían alborozados:

-      ¡Bien, bien! ¡Ya sabemos cómo despertarlos!

Y siguieron llamando a los animales:

-      ¡Caballo blanco!, ¡Caballo blanco!, ¡Caballo blanco!

El caballo blanco se despertó.

         -    ¡Cerdito!, ¡cerdito!, ¡cerdito!

El cerdito se despertó.

         -    ¡Oveja!, ¡oveja!, ¡oveja!

La oveja se despertó.

         -   ¡Caballo negro!, ¡caballo negro!, ¡caballo negro!

El caballo negro se despertó.

Ya estaban despiertos todos los animales.

Por fin  los niños,  muy contentos, se fueron a su casita a comer y a dormir.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

        

Autora: Carmen Mingo Zapatero

 

6.-Discriminación auditiva:

- Jugaremos a los sonidos que escuchamos provenientes del  “saco misterioso”. Podemos utilizar los siguientes vídeos de Youtube.

 

8.-Conversación:

Diálogo de cómo y que han desayunado en sus casas y de cómo ha ido toda la rutina de vestirse; previo a ello haremos una pequeña dramatización divertida de las dos acciones.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar