En este artículo os vamos a enseñar a organizar el tiempo que tenemos todas las tardes una vez terminadas las actividades en el colegio.

Después de muchos días en los que nos cuesta organizar todas las actividades, nos hemos convencido de que necesitamos organizar nuestro tiempo. Para ello hemos decidido elaborar un documento que nos sirva de guía para conocer qué vamos a hacer en cada momento.

Antes de empezar, tenemos que responder a unas preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo necesito todas las tardes para hacer los deberes y en qué momento los haré?
  • ¿Cuánto tiempo necesito para preparar el examen de Lengua que tengo en un par de días y en qué momento voy a estudiar?
  • ¿Cuándo iré al entrenamiento de fútbol o a la clase de música?
  • ¿Cuándo puedo salir a jugar con los amigos, ver televisión o jugar a videojuegos?

Una vez respondidas estas cuestiones podemos empezar a realizar nuestro horario de ocio y estudio, para ello vamos a seguir los siguientes pasos. Os dejo enlace para descargar documento en el que vamos a elaborar el horario.

1. Comenzamos incluyendo nuestro horario del cole. Si queremos, podemos utilizar un color diferente para cada asignatura/materia. Podemos usar el rojo para lengua, amarillo para matemáticas, verde para naturales,...  

 

2. A continuación señalamos los espacios dedicados a la comida y al descanso de la jornada escolar. En el ejemplo, he marcado los espacios que van de 14 a 15 horas para comer y la hora siguiente para el descanso. 

3. Después tenemos que incorporar aquellas actividades que realizamos de forma regular y todas las semanas. Si, por ejemplo, asistimos a clases de Karate los martes y jueves de 16 a 17 horas, lo anotamos en los espacios correspondientes. Si además, vamos a clases de música los lunes de 18 a 19 horas y los viernes de 20 a 21 horas, también lo incluimos.

 

4. Una vez ocupados los espacios en los que tenemos una actividad organizada, debemos de decidir cuánto tiempo necesitamos todos los días para hacer los deberes, trabajos y tareas del cole. Si pensamos que con una hora tenemos suficiente, vamos a establecer el momento que asignamos a esa tarea. Por ejemplo, si pensamos que lo mejor es hacer las tareas en las primeras horas de la tarde, podemos reflejarlo así. En los días martes y jueves como tenemos Karate, dejamos la hora siguiente a esta actividad para hacer las tareas.   

 

5. Ya sabemos a qué hora vamos a realizar las tareas del colegio. Ahora nos toca establecer un tiempo para el repaso y estudio. Es necesario dejar dedicar todos los días un tiempo a leer los temas, a repasar lo que se ha visto en clase, a realizar resumenes, esquemas y demás estrategias de estudio y, también, para memorizar los contenidos en días previos a los exámenes. Pienso que si dejamos una hora al día para ello, podemos conseguir buenos resultados. Además podemos completar este tiempo los fines de semana. En nuestro ejemplo, he decidido que podemos repasar y estudiar todos los días de 19 a 20 horas, excepto los viernes que voy a adelantarlo para ir a clases de Música.   

 

6. Ya tenemos organizados los días de colegio. El resto de las horas podemos dedicarlas a aquellas actividades que más nos gustan. Salir con los amigos, leer, ver televisión, jugar a videojuegos,... Estas ultimas no debemos dedicarles más de una hora diaria. Podemos colorearlas en verde para ver la gran cantidad de tiempo libre que disponemos todos los días si seguimos nuestro horario.

 

7. Ahora, y para terminar, nos queda decidir qué hacemos los fines de semana. He dejado tres franjas horarias para cada día. Decido que quiero estudiar y repasar en la mañana del sábado y en la tarde del domingo, una hora en cada periodo, que voy a establecer según las circunstancias que deba tener en cuenta (visita familiar, partido de fútbol, ensayo, salida con los amigos,...).

Ya tenemos hecho nuestro horario de ocio y estudio. Ahora queda la parte que, sobre todo los primeros días, puede costarnos un poco, y es la de seguirlo sin saltarnos las actividades marcadas. Para ello, nos comprometemos con nosotros mismos y con nuestros padres y maestros, firmando nuestro compromiso de cumplir el horario. Los primeros días son retos que tenemos que superar, pero ya veréis, como al cabo de un par de semanas comprobamos que no nos cuesta cumplir el horario pues nos ayuda a tener todo organizado, a hacer las tareas del cole y a obtener buenos resultados en los exámenes.

Os animo a que hagáis vuestro horario y ya veréis como funciona.

Si tenéis alguna duda, podéis preguntármelas cuando queráis.

En el siguiente artículo vamos a conocer cómo organizar una sesión diaria de trabajo y estudio.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar